thumbnail

Trino

Capítulo (2) Adornos:
(Mordente ) (Grupeto 

Trino: Ornamento musical consistente en la alternancia rápida  de una nota dada con su nota conjunta superior o inferior;  aportando color ò sonoridad instrumental.

Es un adomo que consiste en alterar rápidamente 2 notas,  la real y un grado superior ó inferior a ella.

La duración del trino es igual a la duración de la nota real. 
El acento es en la nota real, primera nota del trino.
Se indica con el signo:

Este adorno, puede incluir una preparación (nota o notas previas al trino), ó una resolución (indicación del desenlace del trino),  es decir, notas que lo acompañen antes y/o después de su ejecución.
Tipos de trino:
La forma de interpretar los trinos ha ido variando a lo largo del tiempo, 
dando lugar a los siguientes tipos de trinos:

Trino directo: es aquel que comienza y finaliza con la nota principal, salvo cuando la nota siguiente sea de igual nombre y sonido, este es el tipo más habitual actualmente.

Trino invertido: es aquel que empieza con la nota auxiliar superior y termina con la nota principal. Era el más común en el Barroco y principios del Clasicismo.

Trino con preparación: es aquel que va precedido por un grupo de notas entre las que hay alguna que no es la nota principal ni la auxiliar y finaliza con la nota principal. 
Al interpretarlo, tales notas deben incluirse dentro de la medida del trino. 

En el Barroco la preparación se indicaba mediante una línea curva anterior a la línea 
ondulada. La preparación puede ser ascendente o descendente, lo cual se representa mediante la forma de la línea curva o bien con una serie de apoyaturas antes de la  nota que lleva la indicación de trino. 

Esto da lugar a los siguientes subtipos de trino:

Trino ascendente: si la preparación consiste en dos notas que ascienden por 
grados conjuntos hasta la nota principal.

Trino descendente: si la preparación consiste en dos notas que descienden 
por grados conjuntos hasta la nota principal.
En ambos casos, la primera de las dos notas coincide con el pulso y tanto las dos notas  de la preparación como las que forman el trino presentan la misma duración.

Trino con resolución: es aquel que acaba con un grupo de notas entre las que hay  alguna que no es la nota principal ni la auxiliar. Al igual que en el caso anterior,  dichas notas se incluyen dentro del número de fusas necesarias para su ejecución. 

En el Barroco existía un único tipo de resolución consistente en que la última  alternancia no fuese entre la nota principal y la superior sino entre la principal y la inferior. 

De esta manera, el final del trino se asemeja a otro tipo de ornamento musical 
denominado grupeto

En las partituras se representaba mediante una línea curva al final del signo de trino, siendo en este caso indiferente la forma de dicha línea puesto que sólo había una resolución posible.
También podía señalarse mediante unas cuantas apoyaturas tras la nota que lleva la indicación de trino.

Trino con preparación y resolución: es aquel que reúne las características de ambos tipos.

Trino cadencial: es aquel que va asociado con una cadencia.
Este adorno suele emplearse para poner de relieve una nota larga, aunque  también puede asociarse con valores más pequeños. 
Los trinos sobre notas breves suelen ser equivalentes a un mordente superior, 
también llamado semitrino. 

Cuando el tempo es rápido y la nota es corta, puede que el trino se reduzca a tocar  la nota principal, la superior y otra vez la principal, sin tiempo para más alternancias. 

En consecuencia, el número total de notas que componen un trino dependerá  del tempo de la pieza, de la figura musical a la que se aplica y de la forma en  que el intérprete lo toque o lo cante. 

De todos modos, lo cierto es que habitualmente esta alternancia entre notas no es medida, no sigue un ritmo regular y estipulado. 
De hecho, en ocasiones sucede que la rapidez en la alternancia de notas varía a  lo largo de la duración del trino, normalmente en el sentido de acelerarse.

Las diversas variantes en la manera de interpretar un trino acaban siendo, en definitiva, una cuestión tanto de gusto personal como de aproximación a la forma en que debió interpretarse en el contexto histórico y cultural en el que la música fue creada. 

Su estudio siempre representa para los ejecutantes un gran desafío, 
ya que requiere una mezcla de relajación y velocidad muy determinada. 
Como se suele decir "la ejecución del trino es el espejo de la técnica del instrumentista".

En la guitarra se le suele llamar: Hacer llorar a la guitarra: