thumbnail

Diccionario Musical F

A B C D E F G H I L M N O P R S T U V

Ver: Diccionario de acordes 

Fanfarria: Pequeña pieza o fragmento musical interpretado por los instrumentos de metal y percusión, con el objetivo de llamar la atención.

Fantasía: Composición de carácter improvisatorio y etéreo, generalmente de breve duración.

Figura: Grafía que sirve para representar la duración relativa de los sonidos.

Finale / Fine: Indicación colocada para designar el lugar donde debe acabar una obra tras un salto, un Da Capo, etc...

Forma: Organización o configuración que presenta una pieza musical. Ordenación de sus temas o partes según preceptos estéticos y/o estilísticos.

Frase: Elemento formal que presenta elementos más pequeños (célula, motivo, semifrase...) y que tiene un sentido musical acabado.

Fuente sonora: Se aplica a aquel objeto que produce sonido.

Fuerte de bajos: Este término proviene más de lo popular como medio de entendimiento, que lo de puramente musical. 
Se denomina así a una parte de carácter rítmico y brillante por lo general, en la que sobresalen los instrumentos de metal más graves (trombón, tuba, trompa, bombardino), apoyados por otros con los que comparten tesitura (saxofones, fagot...) mientras que las maderas mantienen una línea rítmico-melódica, por lo general repetitiva. 

A veces a los instrumentos ya mencionados se le unen las trompetas o unas llamadas de las mismas sobre el canto. Esta parte, suele estar en la parte central de la marcha y supone un contraste con lo anterior y lo posterior.

Fuga: Forma polifónica que recurre al contrapunto en el tratamiento rigurosamente organizado de las diferentes "voces". Esquemáticamente las reglas son: 
un número constante de voces reales y equivalentes; monotematismo (un tema de fuga, llamado "sujeto", suministra los elementos del desarrollo completo); entradas sucesivas de las voces según los principios de imitación. 

Esquemáticamente también, la construcción hace que se sucedan: 
presentación del sujeto y respuesta en la segunda voz, doblada contrapuntísticamente por un contrasujeto; sigue el sujeto en la tercera voz y la respuesta en la cuarta, etc. 

A continuación viene el desarrollo, con las diferentes voces en imitaciones y episodios contrapuntísticos más libres y finalmente la conclusión o estrecho por entradas del sujeto 
y del contrasujeto en las diferentes voces, cada vez más cerca unas de otras. 
Este tipo de composición, que requiere un manejo inmenso de la música, 
es propio del Barroco

Fugato (fugado): Se aplica al pasaje en "estilo fugado", pero que no se atiene a las reglas constitutivas de la fuga. Existe exposición de un tema y pequeña fuga del mismo o algunas entradas en imitación. Este estilo fugado o canónico es el que podemos encontrar en la composición procesional.